elaboracion-helados Ahora que nos encontramos en pleno verano, que el calor aprieta y que nos encontramos de vacaciones, siempre apetece un buen helado.

No en vano, a día de hoy los podemos encontrar para todos los gustos y sabores, y de todos los tipos: de leche, de crema, sorbetes en sí, de hielo…

Todos son ideales a la hora de mitigar el calor. Y lo que es aún mejor: dependiendo del tipo que escojamos, tendrán más o menos calorías. Por lo que si en estos momentos te encuentras siguiendo una dieta de adelgazamiento, puedes optar por un delicioso polo de hielo.

Pero, ¿cómo se elaboran los helados? ¿Cuál es el proceso que se sigue para ello?.

¿Cómo se elaboran los helados?

Principalmente, los ingredientes escogidos para los helados se vierten en un tanque, lugar donde son mezclados y se pasteurizan, proceso que es necesario para higienizar la mezcla.

La pasteurización consiste en someter a la mezcla o al preparado a temperaturas altas que alcanzan los 80 grados durante un breve período de tiempo, lo que permite eliminar gérmenes dañinos.

Ahora la mezcla se homogeneíza para deshacer los diferentes grumos de grasa que se hayan podido formar, y para que la textura quede uniforme. Finalmente se enfría.

Luego, la mezcla es conducida a otro tanque, en este caso un tanque congelador, a través de unas tuberías, y es batida bien para introducir aire en la mezcla, hasta que ésta quede suave.

Finalmente, se añaden los ingredientes extra que se vayan a utilizar, como frutas o frutos secos. Para terminar, el preparado saldrá del tanque prácticamente congelado.

Descubre más recetas de Consejos:

Hacer un comentario